· 

La piel en invierno

¿Qué tal tu piel después de las fiestas?

Con la vuelta a la rutina, es normal que tu piel sienta los efectos de los excesos de estos días. Este problema, además, se acentúa con el frío. Igual que te pones ropa de más abrigo, así debes hacer también con tu piel: en invierno, debes utilizar cosméticos que la nutran y la protejan del clima.

Factores externos como los cambios bruscos de temperatura, la humedad, el efecto de las calefacciones, las heladas o la contaminación pueden provocar deshidratación, envejecimiento, irritación o tirantez.

Esto es lo que puede que suceda si no actúas ante lo que te dice tu piel. Si notas que está deshidratada y desnutrida y no haces nada, estos problemas se agravarán:

· Envejecimiento prematuro. La deshidratación de la piel potencia la aparición de arrugas, y puede que te veas más mayor de lo que eres debido a la falta de agua en la dermis.

· Aparición de sensibilidad. Si tu piel está desnutrida, es normal que se irrite con mayor facilidad y reaccione ante estímulos frente a los que antes no tenía problema. Sentirás más molestias en tu cutis.

· Pérdida de luminosidad: cuando tu piel pierde luz a causa de la desnutrición y la falta de hidratación, notarás tu piel apagada, pálida, sin vida.

· La piel, en general, pierde calidad. Notarás que, poco a poco, adquiere una textura poco agradable, y observarás que ya no es lo que era.

👉Ante todo, es muy importante evitar y combatir la deshidratación cutánea con una buena crema hidratante, aplicándola sobre las áreas más expuestas, como las manos y el rostro.

Es conveniente también evitar en la medida de lo posible los contrastes de temperatura, al pasar de la calefacción de los lugares cerrados al frío de la calle.

Además, debido a la mayor polución que se produce en la época invernal, es importante limpiar profundamente la piel, tanto por la mañana como por la noche. Para ello, lo mejor es elegir una leche limpiadora suave, que limpie bien pero que no irrite la piel.

Por supuesto, te recuerdo lo importante que es beber agua. También para nuestra piel, ya que refuerza su estructura y la mantiene elástica e hidratada

Y, por último, pero no menos importante: es esencial proteger la piel y los labios de los rayos UV con una crema con factor de protección solar igual o superior a 15, dependiendo de cada fototipo.

 

Además, te recomiendo los siguientes alimentos de temporada, que te ayudarán a fortalecer tu organismo y tu piel: naranja, limón, col, acelga, puerro y frutos secos.

Espero que estos consejos te ayuden a cuidar tu piel.

Feliz invierno ❄️

Escribir comentario

Comentarios: 0